La tecnología y la innovación abierta como motor de transformación de la propuesta de valor de las empresas farmacéuticas

Con el fin de ofrecerte un mejor servicio, PMFARMA utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.  Acepto
Home » Artículos » La tecnología y la innovación...
Enviar a un amigo
Abril 2017
La tecnología y la innovación abierta como motor de transformación de la propuesta de valor de las empresas farmacéuticas
Por
Xavier Olba. Consultor en Estrategia Digital e Innovación Abierta. Induct.

Somos muchos los que estamos muy atentos a cómo la tecnología está transformando por completo las relaciones humanas y está generando importantes avances que están haciendo evolucionar a nuestra sociedad.


En el ámbito de la salud, las herramientas y los canales digitales se han convertido en un motor de mejoras continuadas entre todos los que formamos parte del sistema de salud. Por un lado, las empresas farmacéuticas las incorporan como complemento a su propuesta de valor para generar ventaja competitiva y satisfacer necesidades no cubiertas de profesionales de salud y pacientes. 

También los pacientes las incorporan cada vez más en la gestión de su salud para empoderarse con su situación y tomar decisiones más inteligentes. Los profesionales de la salud se están digitalizando para estar mejor formados y conectados con otros colegas o pacientes. Y finalmente, las autoridades sanitarias, aunque a un ritmo inferior que el resto de colectivos, están implementando soluciones tecnológicas que persiguen hacer del sistema de salud más eficiente.

Nadie tiene duda que la tecnología se convierte en un aliado para conseguir beneficios que sin ella antes era prácticamente imposible. Sin embargo, la incorporación de la tecnología a la salud no debemos olvidar que es un medio y no un fin. Muchas empresas farmacéuticas las utilizan porque está de moda, e implementan proyectos que no son sostenibles porque no responden a retos reales de negocio o no ofrecen soluciones eficaces a necesidades de sus clientes.

Ya somos muchos los que hemos apostado por hacer un uso de los canales y herramientas digitales como partes de nuestras estrategias comerciales. Así la combinación de planes off-line con estrategias digitales permiten reforzar nuestra política comercial.

Además, un trabajo exhaustivo en los canales digitales nos permite mejorar nuestra reputación on-line y además, aprender de nuestros clientes a través del digital competitive intelligence. Y no solo estamos mejorando nuestro marketing digital y nuestra reputación on-line, sino que los programas de formación entre empleados y clientes crea cultura digital y hace que su uso crezca y por tanto, nuestro trabajo sea más eficiente.

Existen infinitas buenas prácticas que demuestran los beneficios de la tecnología y en este especial, muchos expertos comparten su experiencia para que el resto de la comunidad aprendamos de ellos.

Pero el gran cambio se va a producir cuando la tecnología se incorpore a la propuesta de valor de las empresas farmacéuticas. Es decir, cuando las empresas de salud no solo ofrezcan medicamentos o tecnología sanitaria, sino que la complementen con soluciones digitales que mejoren los beneficios de su propuesta de valor. Así, empezamos a ver cómo se ponen en marcha soluciones beyond the pill.

Me gustaría compartir con ustedes algunas buenas prácticas en este sentido

Merck ofrece a sus pacientes un dispositivo que mejora los resultados de salud de sus tratamientos farmacológicos. Así, este dispositivo incorpora la inteligencia humana a sus inyectables ya que aporta una serie de funcionalidades que ayudan al paciente a gestionar su enfermedad. Por ejemplo, hace un recordatorio de tomas de medicación o muestra al paciente dónde pincharse. 
(http://biopharma.merckgroup.com/en/products/endocrinology/childhood_growth_hormone_deficiency/saizen/easypod/easypod.html)

Otro buen ejemplo es el de Proteus (www.proteus.com) un chip que se incorpora a los comprimidos en pacientes con enfermedades mentales y que se presenta como una solución al seguimiento de la adherencia al tratamiento. Así, el chip que está dentro del comprimido genera una descarga eléctrica al ponerse en contacto con el jugo gástrico. Esta descarga eléctrica se transmite a un parche que está conectado por bluetooth al smarthpone mediante una APP. Así el profesional de la salud puede asegurar que los pacientes cumplen con su plan terapéutico.

Pero, ¿cómo se gestan este tipo de iniciativas? ¿Cómo una empresa farmacéutica puede incorporar la tecnología para solventar sus retos de negocio o satisfacer necesidades no cubiertas de los pacientes?

Es posible que estas innovaciones tecnológicas en la propuesta de valor surjan de iniciativas individuales de empleados de las empresas farmacéuticas. Estos perfiles de intra-emprendedores son muy poco frecuentes en el sector. Es en esta situación donde surge la innovación abierta como motor para generar soluciones innovadoras en este tipo de empresas.

Pero, ¿qué es esto de la innovación abierta? Se trata de abrir los retos de una empresa a todos los que forman parte de esa misma empresa o incluso abrirla a personas externas a la organización. A través de plataformas tecnológicas (por ejemplo, la de Induct www.induct.es) se pueden construir comunidades de personas externas o internas de una organización a quien lanzarles retos y que estos los respondan con soluciones innovadoras.

En esta línea, me gustaría comentaros 4 ejemplos reales de programas de innovación abierta. El Port de Barcelona ya ha organizado 2 ediciones de su programa de innovación abierta (www.portinnova.cat) donde pone en contacto a 12 de sus empresas con estudiantes de formación profesionales. Las empresas lanzan a esta comunidad un reto y los estudiantes entran en un concurso donde compiten por ser reconocidos por presentar el proyecto más innovador que lo resuelva.

Este tipo de programas también se encuentran en el ámbito de la salud. Un buen ejemplo de innovación abierta entre autoridades sanitarias es el del Observatorio de Innovación en Gestión Sanitaria de la Generalitat de Catalunya (http://oigs.gencat.cat). A través de esta plataforma tecnológica, los profesionales de la salud pueden presentar sus mejores iniciativas en gestión sanitaria y el Aquas (la agencia de calidad y evaluación sanitaria de la Generalitat de Catalunya) las evalúan y certifican a las mejores prácticas.

En la misma línea, dos empresas farmacéuticas, Otsuka y Chiesi están apostando por programas de innovación abierta para encontrar soluciones innovadoras que satisfacen necesidades no cubiertas de pacientes. Otsuka es el partner de salud del Proyecto Imagine Express (http://imagine.cc/imagine-express/2017) donde se buscan las mejores soluciones tecnológicas para mejorar la adherencia al tratamiento de pacientes crónicos. El compromiso de Otsuka es a implementar las mejores soluciones para ponerlas en mano de los pacientes y profesionales de la salud.

Otro excelente ejemplo es el Proyecto Neostart (http://neostart.es) un programa de innovación abierta, donde padres, neonatólogos, enfermeras y farmacéuticos buscan soluciones para mejorar la calidad de vida de prematuros y sus familias. A través de una plataforma tecnológica y metodología de Dessing Thinking convierten necesidades de los pacientes en retos y buscan soluciones innovadoras que los resuelvan.

El éxito de la innovación abierta es que permite captar el talento externo para dar respuesta a los retos que tiene una organización. Se ha demostrado, el 99,9% de las ideas que puede implementar una empresa provienen de fuera de la organización.

Otra de las claves de éxito de estos programas es que se pone en contacto a profesionales de perfiles diversos y así la suma entre personas de negocio, diseñadores, profesionales de la salud, ingenieros, informáticos, e incluso usuarios reales resulta altamente beneficiosa.

En este tipo de programas, es fundamental disponer de una plataforma tecnológica que ponga en contacto a todos los potenciales solucionadores de los retos y les guíe a través de metodologías de innovación, como la creatividad o la gestión de proyectos complejos.

En resumen, que gracias a los programas de innovación abierta se presenta a la tecnología como una herramienta y un canal válido para crear comunidades que tienen el interés en innovar. Sin embargo, en esta práctica como en muchas otras, la tecnología no resulta una solución eficiente si no hay personas detrás de la misma que tienen la actitud y el interés en innovar. 

Deja tu comentario

Nombre
Email

Enviarme un email cuando alguien conteste a este tema.
Por favor, indica un email válido. Si no deseas recibir una alerta por email cuando alguien conteste a este tema desactiva la casilla superior.
Comentario:
Has introducido muy poco texto.

 Cambiar código
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.
Código:
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.




PMFARMA se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere fuera de tema, ofensivos o que atenten contra la integridad de personas físicas o jurídicas. PMFARMA no hace ningún uso de los datos facilitados en este formulario más que prestar el servicio de notificación de alerta.