La revolución del vídeo llega al sector de la salud

Con el fin de ofrecerte un mejor servicio, PMFARMA utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.  Acepto
Home » Artículos » La revolución del vídeo llega al...
Enviar a un amigo
Junio 2017
La revolución del vídeo llega al sector de la salud
Por
Lucas Nahmias. Design Manager. Quodem.

Desde que Auguste y Louis Lumière empezaron a trabajar en la posibilidad de fotografiar imágenes en movimiento en el año 1.892, la invención del magnetoscopio en los cincuenta, la aparición de los aparatos de vídeo domésticos en los setenta, el DVD en los noventa o el lanzamiento de YouTube en 2.005, el vídeo ha vivido innumerables transformaciones y revoluciones.


Está claro que una gran mayoría de usuarios de internet prefieren consumir contenidos en formato video al formato tradicional HTML con  texto e imágenes, sobre todo para formación y ocio. Si decimos que una imagen vale más que mil palabras, podríamos decir que un vídeo vale más que mil imágenes. Las estadísticas de YouTube así lo demuestran: Es el tercer sitio más visitado después de Google y Facebook, tiene más de mil millones de usuarios, cada minuto se suben más de 300 horas de vídeo, se reproducen más de 3,25 mil millones de horas de vídeo al mes y más de mil millones de visualizaciones diarias se realizan en dispositivos móviles.

El sector farmacéutico no es ajeno a esta realidad, las estadísticas dicen que 8 de cada 10 médicos prefieren informarse de las últimas novedades en formato vídeo, los alumnos que realizan módulos de e-learning en vídeo demuestran mayor comprensión y el ratio de alumnos aprobados aumenta un 32%. El 87% de los delegados de venta declaran que el vídeo potencia la motivación y la concentración y prefieren este formato para realizar formación online.

Podríamos decir que hoy el video está viviendo una nueva revolución, una revolución que transforma a las audiencias, el usuario demanda mucho más que contenidos audiovisuales estáticos y ya no se conforma con sentarse y consumir contenidos sin más, quiere ser protagonista, decidir y tener el control, pasar de pasivo a activo.

Hoy por hoy un simple vídeo puede transformarse en una experiencia interactiva, de realidad virtual o de 360 grados, las posibilidades son infinitas y esto está revolucionando también al sector farmacéutico. 

VÍdeos Interactivos
Un vídeo interactivo convierte al espectador en usuario, él es el protagonista y parte activa de la historia, puede elegir qué acciones llevar a cabo, tomar decisiones que alteren el final de la historia, arrastrar objetos dentro del vídeo, ir hacia adelante o hacia atrás, cambiar el encuadre de la cámara, pulsar botones y ver más información, acceder a un catálogo de productos, realizar una compra, cambiar colores, aplicar filtros de imagen, completar un quiz o un test y comprobar el resultado en el propio vídeo.

El vídeo interactivo ofrece infinitas posibilidades y en todas el usuario está en el centro de la acción, él es el protagonista y tiene el control. Toda la interactividad de una web o una aplicación aplicada a un simple vídeo.

Aprender interactuando con el contenido
El vídeo interactivo es la solución ideal para módulos de e-learning ya que potencia la motivación y la concentración de forma dinámica y divertida, es posible personalizar al máximo la experiencia formativa ya que dependiendo del camino que elija el usuario podrá acceder a un tipo de contenido u otro.

Simulando situaciones reales
El vídeo interactivo tipo role play es una excelente y eficiente herramienta de entrenamiento y formación para equipos, permite simular situaciones reales con árboles de decisión, el usuario puede probar, tomar decisiones y elegir múltiples opciones para llegar a un desenlace. Al finalizar se le muestra la solución y cuál hubiera sido el camino óptimo.

Vídeos en 360 grados, la realidad captada de manera envolvente
Un vídeo en 360 grados es una película que se reproduce a la vez en toda la extensión del campo visual y de manera envolvente. Se puede grabar con dos o más cámaras dispuestas en forma esférica o realizar digitalmente mediante animación 3D. Permiten al usuario desplazarse por los 360 grados de la escena moviendo la cabeza en dirección a donde desee mirar, inclinando un smartphone o tablet o  arrastrando el cursor sobre el vídeo. La sensación es como estar dentro de Google Street View en movimiento con la libertad de orientar la visión hacia cualquier lugar y sin que deje de reproducirse la escena en la parte no visible.

Aunque existe la opción de reproducir vídeos 360 con gafas de realidad virtual, una de sus principales ventajas es que con un ordenador smartphone o tablet es suficiente para vivir una experiencia 360 grados,  esto explica que su implantación en el sector de la salud esté siendo muy rápida.

Un recorrido 360 grados dentro del cuerpo humano
Imaginemos por un momento estar dentro del cuerpo humano, en el torrente sanguíneo, los pulmones, el estómago, el corazón latiendo… y a medida que se reproduce el vídeo poder desplazar nuestro smartphone hacia un lado y ver la aurícula derecha, desplazarlo hacia el otro y ver la aurícula izquierda, hacia arriba y ver la aorta, una experiencia 360 grados simulada digitalmente, impactante, al alcance de cualquier usuario y con costes de producción relativamente accesibles.

VÍdeos de Realidad Virtual, inmersión en escenarios virtuales
Si reproducimos un vídeo 360 grados creado mediante animación 3D con gafas de realidad virtual, la sensación envolvente se convierte en una experiencia inmersiva, el usuario percibe el escenario virtual y su cerebro lo interpreta como real ya que los estímulos visuales y auditivos consiguen sumergirlo en el universo simulado. La interfaz más común en realidad virtual son las gafas VR, dotadas de doble pantalla para añadir efecto 3D al visionado, las imágenes reproducidas se mueven en la misma dirección que la cabeza del individuo dotando a la experiencia de una sensación de casi realidad.

El sector salud está siendo uno de los primeros mercados en adoptar estas tecnologías y en darles un uso realmente innovador e interesante. La realidad virtual tiene enormes aplicaciones en el ámbito sanitario, tanto desde el punto de vista del paciente, la formación del personal médico o el entrenamiento de la fuerza de ventas de los laboratorios farmacéuticos.

VR enfocada a pacientes
A través de aplicaciones VR científicamente probadas y validadas es posible tratar a pacientes con trastornos psicológicos o psiquiátricos, para procesos de rehabilitación o mejorar el diagnóstico sin necesidad de utilizar técnicas invasivas.

Existen aplicaciones muy sencillas, como una destinada a personas con trastornos de ansiedad y claustrofobia para que, antes de someterse a una prueba radiológica, puedan tener una inmersión previa en Realidad Virtual que les facilite el proceso y les tranquilice.

VR para profesionales sanitarios
La Realidad Virtual aplicada a la salud también puede contribuir a mejorar de manera sustancial las competencias de los profesionales sanitarios. A través de simuladores virtuales es posible realizar  cirugías complejas sin riesgo para el paciente,  adentrarse en los órganos o diferentes partes del cuerpo humano para explorarlo y comprender mejor su funcionamiento.

VR para fuerza de ventas
Otro de los grandes puntos en los que la VR está aplicándose con especial relevancia es la formación para fuerza de ventas. Aquí los dispositivos y desarrollos en realidad virtual cobran un especial protagonismo a la hora de aprender sobre patología, mecanismos de acción o simuladores para mejorar el proceso de ventas.

Gafas VR modelos y precios para todos los gustos
Los dispositivos de realidad virtual, suelen necesitar hardware externo. Eso significa que las gafas por sí solas no aportarán la experiencia total, sino que necesitaremos un ordenador personal o un smartphone según el tipo de solución ofrecida. La oferta en el mercado es muy variada y hay dispositivos para todos los gustos y en todos los rangos de precios. Cualquiera podría por tanto experimentar con la realidad virtual de forma rápida y a bajo costo gracias a Google Cardboard, y a partir de ahí decidir si quiere ir más allá en un segmento que aún tiene un enorme camino por delante.

Realidad aumentada, entre lo real y lo ficticio
La realidad aumentada proyecta un elemento virtual sobre el resto de la escena real, como si se pudiera observar algo escondido que a simple vista no existe. Lo habitual es disponer de un dispositivo con cámara y una pantalla, smartphone o tablet. Una vez enfocada la cámara, la pantalla combinará lo que capte el sensor con el elemento programado. Por ejemplo, podremos hojear una publicación científica y con sólo enfocar nuestro smartphone sobre una imagen ver una animación del avance de una patología sobre un órgano del cuerpo humano. En definitiva, la realidad aumentada combina lo existente con lo virtual para crear una imagen proyectada que es real a medias.

La revolución es hoy
Aunque aún queda mucho por desarrollar, la ultima revolución del vídeo ha llegado con fuerza al sector de la salud. Infinidad de usuarios demandan ser protagonistas, pasar de pasivos a activos y mejorar sus experiencias audiovisuales.

¿Está la industria farmacéutica preparada para el cambio?

Deja tu comentario

Nombre
Email

Enviarme un email cuando alguien conteste a este tema.
Por favor, indica un email válido. Si no deseas recibir una alerta por email cuando alguien conteste a este tema desactiva la casilla superior.
Comentario:
Has introducido muy poco texto.

 Cambiar código
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.
Código:
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.




PMFARMA se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere fuera de tema, ofensivos o que atenten contra la integridad de personas físicas o jurídicas. PMFARMA no hace ningún uso de los datos facilitados en este formulario más que prestar el servicio de notificación de alerta.