Revolución Industrial en el sector Salud. ¿Regreso al futuro?

Con el fin de ofrecerte un mejor servicio, PMFARMA utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.  Acepto

Celebramos 25 años


Ver por categoría:
Enviar a un amigo
Noviembre 2017
Revolución Industrial en el sector Salud. ¿Regreso al futuro?
Por
Ricard Robledo. Global Head HCP Experience. Nutricia Advanced Medical Nutrition.

El año pasado se publicó La cuarta revolución industrial (Debate, Barcelona, 2016), de Klaus Schwab, presidente del Foro Económico Mundial. En esta obra se describe en profundidad el impacto que esta nueva revolución industrial va a tener o está teniendo en nuestras vidas, de la misma forma que lo tuvieron las otras tres anteriores.


La complejidad y el alcance de estos cambios hace que estemos frecuentemente, como si fuésemos adivinos, intentando estimar el impacto que éstos van a tener tanto en nuestro entorno personal como profesional. En ese sentido, la envergadura de los cambios y sus implicaciones se asemejan a los que supuso el nacimiento al público de la World Wide Web (WWW). La WWW marcó un claro punto de inflexión tecnológico y cultural en nuestra sociedad, un antes y un después; sin embargo, hay una gran diferencia entre estos dos periodos de cambios, y esa es, la velocidad de los acontecimientos.

La WWW fue inventada en 19891, tuvieron que pasar dos años para que la primera web pública viese la luz2, y no fue hasta 1995, 6 años después, que Altavista lanzó su motor de búsqueda que permitió el acceso para el gran público a la WWW. La velocidad de los cambios en el periodo actual sigue un patrón completamente diferente, con una progresión de los acontecimientos a gran escala y a un ritmo vertiginoso.

La cuarta revolución industrial se caracteriza por la convergencia de las tecnologías biológicas, digitales y físicas, y en consecuencia, el efecto de ésta en el sector Salud es incuestionable. La mejor prueba de ello es todo el ecosistema de innovación que se ha generado3. Frecuentemente se tiende a denominar a esta innovación como disruptiva por defecto, sin en ocasiones tener en cuenta la definición original. Disruptive innovation fue un término acuñado en 1995 por Bower and Christensen4 y hacía referencia a cómo pequeñas empresas, con limitados recursos, eran capaces de penetrar en un nuevo mercado de forma exitosa impactando al modelo de negocio de grandes empresas ya establecidas. Un claro ejemplo de este tipo de innovación es Airbnb.

Recientemente la Comisión Europea, y su panel de expertos, ha adaptado el concepto de innovación disruptiva a la industria de la salud y lo ha actualizado5. Según este panel de expertos, una tecnología aplicada a la salud es disruptiva en cuanto a su capacidad de generar valor aportando nuevas formas para solucionar problemas existentes. Teniendo  en cuenta esta actualización de la definición, una innovación puede ser disruptiva sin que sea tecnológicamente rompedora. Sea disruptiva o no, lo que está claro es el volumen de nuevos servicios disponibles en el mercado con un fuerte componente tecnológico que va a impactar, si no lo ha hecho ya, en la práctica clínica de los profesionales sanitarios, en pacientes, y en consecuencia, en el modelo de negocio de la industria farmacéutica.

Existen numerosos catalizadores de este ecosistema de innovación, entre los que destacan la Inteligencia artificial y la realidad virtual, y la tecnología Blockchain por el impacto que puede tener en la gestión e integración de datos.

1) Inteligencia artificial
La Inteligencia Artificial (IA), es decir, el software que desarrolla tareas que actualmente realizan los humanos pero con una mayor eficiencia y rapidez, es uno de los vectores de la cuarta revolución industrial, y su aplicación en el sector Healthcare ya es significativa.

Un reflejo de la importancia que tiene este campo de innovación es cómo ya han apostado por él tanto las grandes  compañías tecnológicas, así como Start ups, y la industria farmacéutica.

Google adquirió https://deepmind.com en 2014 una pequeña compañía Londinense propiedad de Demis Hassabis6. Inicialmente, DeepMind estaba centrado en un software para la mejora de la coordinación ocular aplicando la IA, y tras la adquisición por parte de Google, desarrolló una App llamada Streams, que permite predecir las posibilidades que un paciente sufra efectos adversos en casos de fallos agudos de riñón. Google ha sido capaz ya de llegar a acuerdos para la implantación de esta App en diferentes hospitales ingleses, pero no sin polémica con respecto al uso que hace de los datos de los pacientes8. Actualmente, Deepmind ya se utiliza para ayudar a doctores a analizar muestras de tejidos cancerígenos y predecir el riego de Metástasis, para poder aplicar en consecuencia, el tratamiento más idóneo.

Además de Deepmind, otra compañía de Google como https://verily.com/ ha llegado a un acuerdo con Apple para lanzar un Smartwatch, que aprovechándose de la tecnología de AI permita identificar patrones en la progresión de la enfermedad del Parkinson.

IBM Watson es otro de los ejemplos relevantes de cómo la IA está cambiando las reglas del juego. La envergadura del impacto que tiene IBM Watson ya a día de hoy se vislumbra con los acuerdos entre IBM y  algunas de las Big Farma, como Pfizer, GSK, Teva, Novartis… En alguno casos el acuerdo está orientado a reducir el tiempo de desarrollo de nuevas moléculas, y en otros casos en el desarrollo de soluciones cognitivas y de Machine Learning que permitan predecir cuál puede ser el  impacto esperado de un tratamiento determinado.

Los Chatbots, o asistentes virtuales, es otro ejemplo de cómo la IA se aplica al sector de la salud. Permiten a los pacientes entender los síntomas que están teniendo, pero no tienen como objetivo reemplazar al profesional sanitario. En esto hacen hincapié tanto https://www.your.md como https://www.babylonhealth.com, ambos Chatbots consolidados en UK. 

https://www.babylonhealth.com fue nombrada por la revista Wired como la Start up más relevante de 20169. Esta start up ha logrado un acuerdo con el NHS de UK para realizar un piloto que permite a los pacientes, mediante una App dotada de servicios de AI, proceder con un cuestionario de síntomas, como paso previo a ser conectados a un médico de AP vía videoconferencia.

Otro ejemplo de Chatbot que permite una interacción médico paciente es https://www.healthtap.com/, la cuál mediante mensajería de Facebook ofrece una primera interacción con el paciente, pero en el caso que las dudas no sean resueltas, permite acceder a  más de 100.000 doctores de USA mediante video o mensajería.

El mismo tipo de Chatbot, que permite tanto una primera interacción virtual para luego poder contactar doctores,  se ha desarrollado en China, donde el buscador Baidu ha lanzado Melody10.

Como es de suponer, el uso de la IA en la práctica clínica no se limita a los Chatbots…y cada vez va conquistando otras áreas. Una start up como FDNA utiliza la inteligencia artificial en el desarrollo de una tecnología de reconocimiento facial que cruza los rasgos con una base de datos con más de 8000 caracteres de enfermedades raras y desordenes genéticos. El servicio está funcionando en 129 países mediante la App https://suite.face2gene.com/

http://www.atomwise.com/ ha creado AtomNet que permite el desarrollo de nuevas moléculas mediante el uso de la tecnología Deep Learning. Actualmente AtomNet, en colaboración directa con diferentes grupos de investigación clínica, realiza screenings de 8,2 millones de potenciales moléculas inhibidoras de proteínas que pueden atravesar la barrera hematoencefálica para el tratamiento de la Esclerosis Múltiple.

2) Realidad Virtual
De la misma forma que 1995 fue el año en que Internet llegó al público de forma masiva con Altavista, 2012 fue un año con un importante desarrollo de soluciones para acceder a la realidad virtual (RV), entre las que destacaron Oculus Rift, HTC Vive , Gear VR, y más tarde Google Carboard. De estas cuatro, las que han tenido un mayor éxito han sido Oculus Rift y Google Cardboard. En 2014, Facebook anunció la compra de Oculus Rift  y Google el lanzamiento de Google Cardboard.

A pesar que no ha sido hasta hace que poco que la RV se ha popularizado,  el tipo de experiencia que produce ya era algo que se conocía en los años  60 del siglo pasado: en 1962 se patentó una tecnología multisensorial con el simulador Sensorama10.

Las áreas de RV que actualmente tienen un mayor desarrollo son las siguientes:

- Formación, training de profesionales sanitarios: La RV permite ir un paso más allá en la simulación de situaciones reales, del Learning by doing. Existen soluciones de VR que permiten combinar la experiencia sensorial propia de esta tecnología con la experiencia física directa; http://www.immersivetouch.com/ y http://www.medicalrealities.com/ proporcionan soluciones de este tipo. En el sistema de salud británico11  ya se utiliza la RV para formación de los profesionales sanitarios, con más de 20 centros donde se imparten simulaciones desde cirujanos a GP’s12.

Soporte a pacientes: La RV se aplica en pacientes para tratar directamente un trastorno, como en el caso de la fobia, o bien a ayudar a tolerar el tratamiento de la quimioterapia o radioterapia en pacientes con cáncer. Recientemente, el Wall Street Journal se ha hecho eco de estas opciones: https://www.wsj.com/articles/enlisting-virtual-reality-to-ease-real-pain-1499869442https://youtu.be/Vu9iS9HguF0

Práctica clínica: 1 millón de estadunidenses fueron operados mediante un robot en 20146. Esta cifra irá en aumento sin duda; actualmente, el profesional sanitario juega un papel clave entre el robot y el paciente, y  la RV  actúa frecuentemente como un puente entre ambos. Las oportunidades con el uso de la robótica en la práctica clínica son muy importantes, especialmente con los robots conectados a la nube, tal y como vaticinó James Kuffner en 20106. Según este investigador de Google, los robots conectados a la nube permiten pasar de unidades de software y hardware independientes aisladas, a crear un ecosistema de elementos interconectados, con un flujo de información bidireccional entre ellos.

3) Blockchain
El uso de la  tecnología Blockchain en la industria de la Salud puede ser muy relevante. Blockchain se basa en el mismo tipo de tecnología que la moneda virtual Bitcoin; en ese sentido, se trata de un sistema formado por nódulos distribuidos que permite registrar y almacenar registros de transacciones; es como una base de datos que almacena la información. Sin embargo, la principal diferencia con una base de datos tradicionales, y a su vez su rasgo característico,  es que en la tecnología Blockchain los datos se encuentra en una red de ordenadores personales llamados Nodos, donde no hay una entidad central como un gobierno o banco que controla los datos. En su lugar, todos los datos se comparten públicamente, aunque el contenido de cada información sólo es accesible para aquellos con permiso. Las fortalezas fundamentales de Blockchain residen en su integridad de datos y en su inmutabilidad en red.

Teniendo esto en cuenta, siempre hay margen para construir capas de aplicación encima de un sistema Blockchain y habilitar funcionalidades adicionales tales como claves públicas o privadas, o contratos inteligentes, pero esta no es la funcionalidad principal de esta nueva tecnología.

Si bien la tecnología Blockchain no es la panacea para la estandarización de datos en los sistema de salud o la solución definitiva de integración de sistemas, sí ofrece una serie de nuevas opciones y posibilidades para apoyar la integración de datos derivados de la práctica clínica en los Sistemas de Salud. Tanto Forbes15 como Deloitte16  han realizado estudios de cómo esta tecnología se podría aplicar en los Sistemas de Salud.

Referencias
1. http://webfoundation.org/about/vision/history-of-the-web/
2. https://thenextweb.com/insider/2011/08/06/20-years-ago-today-the-world-wide-web-opened-to-the-public/#.tnw_bf380aMU
3. https://www.forbes.com/sites/reenitadas/2016/03/30/top-5-technologies-disrupting-healthcare-by-2020/2/#69625972b48c
4. https://hbr.org/1995/01/disruptive-technologies-catching-the-wave
5. http://www.friendsofeurope.org/quality-europe/european-view-of-disruptive-innovation-in-healthcare/
6. The industries of the future. Alec Ross 2016
7. https://deepmind.com/applied/deepmind-health/working-nhs/how-were-helping-today/
8. https://www.newscientist.com/article/2086454-revealed-google-ai-has-access-to-huge-haul-of-nhs-patient-data/
9. http://www.wired.co.uk/article/european-startups-2016-london
10. https://www.theverge.com/2016/10/11/13240434/baidu-medical-chatbot-china-melody
11. https://venturebeat.com/2016/07/13/healthtap-launches-facebook-messenger-bot-that-provides-fast-access-to-healthcare/
12. https://www.google.com/patents/US3050870
13. https://www.theguardian.com/healthcare-network/2016/oct/19/virtual-reality-game-healthcare-hospitals-simulation
14. http://www.huffingtonpost.com/advertising-week/virtual-reality-an-emergi_b_13343112.html
15. https://www.forbes.com/sites/reenitadas/2017/05/08/does-blockchain-have-a-place-in-healthcare/#48a02a6b1c31
16. https://www2.deloitte.com/content/dam/Deloitte/us/Documents/public-sector/us-blockchain-opportunities-for-health-care.pdf

Deja tu comentario

Nombre
Email

Enviarme un email cuando alguien conteste a este tema.
Por favor, indica un email válido. Si no deseas recibir una alerta por email cuando alguien conteste a este tema desactiva la casilla superior.
Comentario:
Has introducido muy poco texto.

 Cambiar código
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.
Código:
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.




PMFARMA se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere fuera de tema, ofensivos o que atenten contra la integridad de personas físicas o jurídicas. PMFARMA no hace ningún uso de los datos facilitados en este formulario más que prestar el servicio de notificación de alerta.