La incorporación de las Nuevas Tecnologías en la Industria Farmacéutica

Con el fin de ofrecerte un mejor servicio, PMFARMA utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.  Acepto

Ver por categoría:
Enviar a un amigo
Junio 2018
La incorporación de las Nuevas Tecnologías en la Industria Farmacéutica
Por
Mar López Román. Digital Manager, Business Excellence. Roche Farma

Las nuevas tecnologías nos están llevando a un cambio de paradigma en el cuidado de la salud. Esto supone que el desarrollo e implementación tecnológico en el sector Healthcare esté a la orden del día, acaparando más horas en la mente de nuestros directivos y ofreciéndose como una necesidad inherente a cualquier compañía para ser competitivos.


Innumerables innovaciones tecnológicas disruptivas están inundando el campo de la medicina en los últimos años, pero la esencia de este cambio no es sólo tecnológica, sino también cultural.

Con el auge de las tecnologías digitales, como inteligencia artificial, robótica, realidad virtual / realidad aumentada, telemedicina, impresión 3D, diagnósticos portátiles, sensores de salud, wearables, etc. toda la estructura de la atención médica, así como los roles de los pacientes y médicos, nos están llevando a transformar el actual status quo.

Hoy en día podemos conocer en detalle la evolución del paciente en la distancia, ser tratados con tratamientos personalizados gracias a la medicina de precisión, la relación entre el paciente y el médico se muestra cada vez más colaborativa pudiendo los médicos ofrecer seguimiento, apoyo y soporte virtual, el intercambio de experiencias se hacen en real time y las redes sociales se posicionan como el primer soporte digital en el que consultar y compartir nuestra experiencia como pacientes… ¿Todavía hay dudas de los beneficios de los avances digitales?

Ya no es una opción, es pura supervivencia y por lo tanto uno de los temas más importantes a los que nos enfrentamos día a día… ¿Estamos integrando las nuevas tecnologías a la velocidad adecuada? ¿Somos líderes o seguidores de la innovación tecnológica en nuestro sector? ¿Somos capaces de superar el miedo al cambio por la implementación de nuevas herramientas? ¿Apostamos por adquirir las skills tecnológicas internamente, para lograr una adaptación homogénea en las diferentes áreas de nuestra compañía?

Nos surgen muchísimas dudas cuyas respuestas dependen principalmente de tres factores. El primero, la apuesta por la innovación tecnológica y la integración de desarrollos digitales. El segundo, el cambio cultural, ya que el uso de la tecnología solo conduce a mejores resultados de salud si se reconocen los desafíos culturales relacionados y se satisfacen las nuevas necesidades de los pacientes. Y por último, el tener los recursos adecuados, con poder de decisión, para liderar estos cambios.

No obstante, en mi opinión, no debemos de obsesionarnos. Mientras considero que existen desarrollos tecnológicos totalmente imprescindibles y que suelen ser aspectos más internos, como por ejemplo la integración de plataformas, la automatización, la evolución de nuestro CRM, la implementación de herramientas analíticas… hay otros aspectos que van a depender directamente de nuestro entorno y target.

Nuestro ritmo vendrá en cierta forma marcado por las necesidades del entorno en el que nos movemos, sin perder nunca el foco de que existe un consumidor final al que le debemos la mejor experiencia de usuario en la interacción con nosotros.

Siempre es mejor analizar previamente e ir con iniciativas focalizadas en nuestros objetivos, que intentar acaparar por moda, todo nuevo desarrollo que salga en el mercado y que finalmente no consigue el impacto deseado. Las prisas nunca son buenas y lo mejor es introducir cambios tecnológicos a través de programas pilotos que nos ayuden, a la par de innovar llegar a la mejor y más sostenible adaptación de nuestras apuestas tecnológicas.

Todos hemos leído numerosos artículos sobre las nuevas tendencias tecnológica de los próximos meses, pero particularmente a mí me gustaría detenerme en algunas de ellas.

En primer lugar el Big Data /Analytics. Entramos en una era donde no concebimos hacer absolutamente nada (y menos desde el punto de vista digital) que no esté soportado en datos, bien, porque nuestras propias herramientas nos facilitan esa información, bien, porque somos capaces de capturarla en fuentes externas.

Poco a poco estamos profundizando nuestro conocimiento en Data Analytics, porque ya no nos basta con utilizar los datos para describir lo que está sucediendo en nuestra área de negocio, sino que debemos saber diagnosticar, por qué está sucediendo y hasta llegar a predecir a través de patrones de comportamiento, lo que puede llegar a suceder y consecuentemente, recomendar acciones y estrategias basadas en estas predicciones.

Otro aspecto que merece la pena destacar es el futuro de los comandos de voz: Inteligencia Artificial. Se estima que en 2020 aproximadamente 30% de la navegación web se realizará a través de comandos de voz, es decir sin interacción con una pantalla. Esta cifra más que considerable va a suponer un gran cambio a la hora de plasmar nuestra información y hacer que nuestros usuarios la consuman. El camino que nos queda por recorrer se va a centrar, no solo en el perfeccionamiento de esta tecnología, si no en la forma en la que seamos capaces de humanizarla utilizando un lenguaje más cercano y fiable.

Lo que está claro es que la aplicabilidad de este tipo de tecnología en la industria farmacéutica es indiscutible y el poder ofrecer a los pacientes y profesionales sanitarios una respuesta rápida que cubra sus necesidades, en el mejor momento, debería de ser nuestro objetivo.

Por otro lado, no podemos olvidar, la tecnología de puertas para dentro que se refleja inevitablemente de puertas para fuera: La automatización.

Este concepto que tanto nos gusta a los que trabajamos en el área digital y que llevamos por bandera la mejora de experiencia de usuario, supone un gran esfuerzo a nivel de compañía. A pesar de su nombre, su implementación es de todo menos automática ya que debe de existir un equipo cualificado detrás que se encargue de definir los flujos de comunicación que se quieren lanzar en función de unos objetivos, la carga de la información en función de los nodos que se activen y por último, la presentación de datos valiosos que nos llevarían en el mejor de los casos, a la deseada optimización perfecta de nuestra interacción con clientes.

Numerosas soluciones tecnológicas nos permiten desarrollar cadenas automatizadas a nivel digital, pero nuestro gran reto es poder lograr la total orquestación de nuestras plataformas digitales con nuestra fuerza de ventas. No podemos olvidarnos nunca que muchos de los usuarios de nuestras plataformas son la misma persona que visitamos presencialmente, y esta ejecución cuidada y previamente planteada de nuestros mensajes, nos ayudará a conseguir el retorno positivo de nuestras campañas.

Y si hablamos de nuevas tecnologías no puedo dejar de mencionar la realidad virtual. Adentrarse en mundos, conceptos o prácticas virtuales a través de esta tecnología es realmente apasionante porque tenemos la posibilidad de transmitir sensaciones reales a través de un dispositivo, pudiendo alcanzar experiencias realmente inolvidables.

Dentro de la industria farmacéutica, esta tecnología tiene una trayectoria exponencial principalmente en el ámbito de la formación y aunque hace un par de años el esfuerzo económico de su uso era especialmente grande, hoy en día este coste se está normalizando por la entrada de los diferentes competidores, pudiendo llegar a ser en los próximos años una tecnología muy asequible por parte de todos.

Pero si tuviéramos que prestar atención a un claro foco de nuestros desarrollos tecnológicos, ese debería de ser los pacientes.

Contenidos digitales para pacientes son una parte esencial para poder ofrecer información fiable sobre patologías ya que con ellos intentamos inundar el universo digital de información que realmente transmita la realidad de la mejor forma posible. Consumimos muchísimos contenidos a diario, siendo o no pacientes, pero el hecho de padecer una enfermedad nos hace especialmente activos en la búsqueda de respuestas y por otro lado, nos hace vulnerables al consumo de datos no contrastados.

Es nuestra obligación hacer el esfuerzo de crear contenidos de valor y hacerlos llegar a los pacientes en los formatos donde ellos normalmente consumen, ya sea buscadores, a través de Apps o en las propias redes sociales.

La actividad social de todos nosotros va en aumento, la utilización de una red social u otra podrá ir variando, pero lo que estamos seguros es que ha nacido en la mayoría de nosotros una necesidad de compartir y cualquier apoyo digital se valora de forma muy positiva.  Evidentemente, ese soporte emocional, la educación y los consejos deben de ser liderados por quien tiene en su mente el bienestar del paciente en cada una de las iniciativas que emprende.

Y por último, no me gustaría dejar de mencionar el universo de los datos para mejorar por ejemplo la adherencia o alcanzar la eficacia de los tratamientos, a través de wearables y Apps.

El desarrollo masivo de wearables o Apps que nos permiten tener información sobre nuestro estado de salud, el impacto de la toma de un medicamento, los hábitos saludables, etc..., ha inundado la actividad de los analistas de datos.

Diferentes compañías de distintos sectores se han unido para avanzar en este aspecto, sin obviar la abrumadora oferta de pequeñas startups. Está claro que esta tecnología nos brinda muchísimas oportunidades, pero también es motivo de estar alerta... no todo vale y siempre tendremos que confiar en fuentes de desarrollo fiables para no caer como consumidores en el uso de dispositivos que vayan a condicionar mi forma de vida y por ende generarnos más estrés que cuando no disponíamos de ellos.

Soy fiel creyente de que la tecnología nos da infinitivamente más de lo que nos quita, pero siempre si contextualizamos y la incorporamos a nuestro día a día con un uso responsable. Y sobre todo, las modas no sirven para nada si no se apoya su desarrollo hacia un uso sostenible, con un concepto claro de mejora.

En conclusión, las empresas flexibles que sean capaces de realizar cambios en función de la incorporación de las nuevas tecnologías y de la adecuada interpretación de los datos que las plataformas digitales nos aportan, serán aquellas que conseguirán un valor añadido que se verá reflejado directamente en sus objetivos. Para eso es necesario alinear varios conceptos:

1. Integración y adaptación de las nuevas tecnologías dentro de una compañía que entienda como primordial la cultura del cambio para poder avanzar.

2. Confianza de los beneficios de la integración de acciones digitales en nuestras actividades.

3. Elegir la mejor tecnología de la mano de expertos. La implementación errónea de tecnologías que no estén al alcance de nuestras expectativas puede llevarnos al descrédito sobre los beneficios del uso de las mismas.

4. Estructura organizacional adecuada para poder dar soporte y avanzar en la innovación.

Comentarios
1 por JAIME ARTIEDA Hace 127 dias y 2 horas

Buenas tardes en Ecuador:
En Latinoamerica, tratándose de una industria farmacéutica de copia, acudir con mensajes nuevos al médico casi es imposible, porque el medicamento ya fue conocido en sus bondades mientras la patente estuvo vigente, llegar al paciente es más difícil todavía toda vez que el gran conglomerado acude a la parte pública en donde rige un cuadro básico de medicamentos, si bien es cierto que debemos esforzarnos por el cambio en este mundo digital, estos esfuerzos muchas veces mueren porqué al paciente que queremos llegar el porcentaje es muy bajo. Qué queda? estar en redes sociales anunciando productos como muchos sectores lo hacen.
Saludos,
Jaime
Deja tu comentario

Nombre
Email

Enviarme un email cuando alguien conteste a este tema.
Por favor, indica un email válido. Si no deseas recibir una alerta por email cuando alguien conteste a este tema desactiva la casilla superior.
Comentario:
Has introducido muy poco texto.

 Cambiar código
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.
Código:
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.




PMFARMA se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere fuera de tema, ofensivos o que atenten contra la integridad de personas físicas o jurídicas. PMFARMA no hace ningún uso de los datos facilitados en este formulario más que prestar el servicio de notificación de alerta.