Desarrollan sensor de piel que podría mejorar la vida de los pacientes con hidrocefalia

Con el fin de ofrecerte un mejor servicio, PMFARMA utiliza cookies. Al continuar navegando por el sitio, aceptas el uso de las mismas.  Acepto
Ver por categoría:
Enviar a un amigo | Imprimir en PDF
08 Nov. 2018
Desarrollan sensor de piel que podría mejorar la vida de los pacientes con hidrocefalia

Un nuevo sensor inalámbrico similar a las tiritas desarrollado en la Universidad Northwestern, EEUU, podría revolucionar la forma en que los pacientes manejan la hidrocefalia y, potencialmente, ahorrar millones de dólares al sistema de atención médica estadounidense.

El estándar actual de atención consiste en la implantación quirúrgica de un tubo conocido como "derivación" para drenar este exceso de líquido del cerebro. Las derivaciones tienen una tasa de fracaso de casi el 100% durante 10 años, y el diagnóstico del fallo de la derivación es muy difícil.

Un estudio clínico de la Facultad de Medicina de Northwestern probó con éxito el dispositivo, conocido como monitor desviador portátil, en cinco pacientes adultos con hidrocefalia. Los hallazgos se publican este miércoles en la revista 'Science Translational Medicine'.

La hidrocefalia afecta a uno de cada 1.000 nacidos vivos y es tan común como el síndrome de Down. El tratamiento de la afección cuesta aproximadamente 50.000 dólares por paciente por año, y le cuesta al sistema de atención médica de Estados Unidos aproximadamente 1.000 millones de dólares por año. Si no se trata, la hidrocefalia puede causar la muerte.

Para tratar la afección, los cirujanos implantan un catéter tipo pajita o derivación en el cerebro para drenar el exceso de líquido a otra parte del cuerpo. Más de 1 millón de estadounidenses viven con desviaciones y la constante amenaza de su fracaso. Cuando una derivación falla, el paciente puede experimentar dolores de cabeza, náuseas y poca energía.

Un paciente que experimente cualquiera de estos síntomas debe visitar un hospital porque si sus síntomas son causados por un mal funcionamiento de la derivación, podrían ser potencialmente mortales. Una vez en el hospital, el paciente debe realizarse una tomografía computarizada o una resonancia magnética y, a veces, debe someterse a una cirugía para ver si la derivación está funcionando correctamente.

El nuevo sensor innovador, desarrollado por el Grupo de Investigación Rogers en Northwestern, permitió a los pacientes en el estudio determinar dentro de los cinco minutos de colocarlo en su piel si el fluido fluía a través de su derivación. El sensor suave y flexible utiliza medidas de temperatura y transferencia de calor para indicar de manera no invasiva si y cuánto líquido está fluyendo.

"Imaginamos que se podría hacer esto mientras estás sentado en la sala de espera esperando a ver al médico -relata el coautor, Siddharth Krishnan, un estudiante de doctorado de quinto año y miembro el Grupo de Investigación Rogers-. Una enfermera podría venir y colocarlo sobre ti y cinco minutos después, tienes una medida".

Próximo ensayo clínico pediátrico

El sensor tiene una batería recargable muy pequeña incorporada y el dispositivo está habilitado para Bluetooth, por lo que puede hablar con un teléfono inteligente y entregar las lecturas a través de una aplicación de Android. "Al final del día, desde una perspectiva del paciente, parece una tirita que está conectando con tu teléfono celular", afirma el coautor principal John A. Rogers.

"Es un dispositivo portátil con un modo de funcionamiento específico pero útil que está abordando una necesidad insatisfecha en medicina clínica", dice Rogers, profesor de Ciencia e Ingeniería de Materiales, Ingeniería Biomédica y Cirugía Neurológica en la Escuela de Ingeniería McCormick y profesor de Cirugía Neurológica en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern. "No hay nada como esto hoy", añade.

Pronto se iniciará un ensayo clínico pediátrico más grande en el Hospital de Niños Ann y Robert H. Lurie de Chicago, Estados Unidos, con el objetivo de atacar a esta población muy vulnerable. Los autores del estudio también están trabajando en la producción subcontratada en la escala de unos pocos cientos de sensores para apoyar este estudio y desarrollar aún más la tecnología.

"Nos dimos cuenta de que este no podía ser uno de esos proyectos de investigación que terminaran con un documento -dice Krishnan-. Los últimos meses los hemos dedicado a llevar este prototipo a escala de laboratorio que esencialmente hemos construido a mano y pensar cómo hacer que eso sea algo que pueda fabricarse externamente con el mismo nivel de rendimiento".

Sistema nervioso  



Deja tu comentario

Nombre
Email

Enviarme un email cuando alguien conteste a este tema.
Por favor, indica un email válido. Si no deseas recibir una alerta por email cuando alguien conteste a este tema desactiva la casilla superior.
Comentario:
Has introducido muy poco texto.

 Cambiar código
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.
Código:
Introduce el código antispam que ves a la izquierda.




PMFARMA se reserva el derecho a eliminar los comentarios que considere fuera de tema, ofensivos o que atenten contra la integridad de personas físicas o jurídicas. PMFARMA no hace ningún uso de los datos facilitados en este formulario más que prestar el servicio de notificación de alerta.